agosto 17, 2017 Categoria: La Rioja, Opinión

Cuando la tiranía es ley, la revolución es orden

Paradójicamente el gobierno macrista que llegó a ser tal por medio del voto popular, vino para herir de muerte a la democracia. Esto se hizo más que evidente, con la manipulación descarada que desplegó este régimen, en el manejo irregular de los datos del escrutinio de las PASO de la provincia de Buenos Aires. Agravio nunca visto en este nivel de desparpajo e impunidad, desde el retorno a la democracia. Resulta tragicómica esta nueva escalada antidemocrática de Cambiemos, al alterar parcialmente los resultados, suspendiendo el conteo y dejando teóricamente “para después”, distritos altamente favorables a Unidad Ciudadana y  que le garantizaban la victoria ante el oficialismo.
Es innegable que se trató de montar un show para ser difundido en el horario “prime time” de mayor audiencia de la televisión como si se tratara de un timbreo, o de subirse a un colectivo para simular algo.  Y es por sobre todas las cosas una ofensa a la democracia y a todos los ciudadanos y ciudadanas que el 13 de agosto fueron honestamente a depositar su voto. Conocer el resultado de las elecciones en la Provincia de Buenos Aires era lo menos que se merecían. El resultado en las elecciones parlamentarias de la Provincia de Buenos Aires fue que Unidad Ciudadana había ganado. Pero los funcionarios de Cambiemos escondieron los datos, sabiendo que perdían. Y hasta llegaron a presionar y amenazar a los trabajadores que estaban cargando los datos en el correo. Primero volcaron sólo los datos en las mesas donde ganaba la lista oficialista. A continuación, con un 95,68 % de las mesas escrutadas, detuvieron la carga a medida que se revertía el resultado. Incluso hubieron denuncias públicas de los trabajadores del correo, dando a conocer los resultados que el macrismo se negaba a cargar y dar conocer.
Como bien manifestó Cristina Fernández de Kirchner: “… Vivimos en un nivel de concentración extraordinario e inédito, que cuenta, además con el apoyo de todos los centros de poder económico, mediático y judicial, y con una inversión publicitaria desmedida, casi obscena. Un Gobierno con la suma del poder público. La desproporción de fuerza fue, y es muy desigual y abrumadora. Pero la democracia argentina ha sido más fuerte que el miedo y la concentración de recursos y de poder. El Gobierno planteó un plebiscito sobre el ajuste y lo perdió: dos de cada tres argentinos les han dicho que no. Que así no se puede seguir. Y ayer por la noche vivimos un hecho inaudito, insólito, vergonzante de manipulación política: intentaron ocultar la verdad pero no van a poder. Unidad Ciudadana va a defender los derechos de la mayoría, y el primer derecho es el del voto. No vamos a parar hasta que se cuenten todos los votos, porque sabemos que hemos ganado. Cada voto cuenta, cada voto es parte de la soberanía popular. Y por un voto se puede decidir un legislador más o menos para defender a los ciudadanos de este ajuste insensible e injusto…”
No menos ridículo e irresponsable ha sido el papel del resto de los espacios políticos y sus referentes que se han llamado a silencio o bien en algunos casos hicieron declaraciones minimizando este gravísimo hecho. Tampoco podemos dejar de mencionar el comportamiento atroz y cómplice de los medios corporativos de comunicación y sus mediocres programas, negando este hecho con una postura rayana en lo delictivo, procurando justificar al gobierno de Macri y a todas las maniobras que se llevaron a cabo para tapar la derrota en Provincia de Buenos Aires.

En el contexto de la desaparición forzada de Santiago Maldonado, (cuyo principal sospechoso y responsable es el estado, ergo el gobierno de Mauricio Macri). Y de la justicia de Jujuy que humilla a Milagro Sala, otorgándole la reclusión domiciliaria en una casa inhabitable, que fue previamente vandalizada, sin baños ni aberturas que den seguridad y abrigo. Finalmente, y cuando varios organismos internacionales ya habían ordenado su liberación, este gobierno lanza como demostración de fuerza el fraude y la manipulación de los resultados del escrutinio en provincia de Buenos Aires, pretendiendo además naturalizar la represión, el encarcelamiento, y la muerte de quienes luchan por una Argentina sin excluidos. Esta nueva afrenta daña la credibilidad y el sentido profundo de la democracia, cuya herramienta fundamental es el voto popular.

Desde el Frente Grande nos expresamos en favor de un amplio repudio a esta maniobra de Macri y la ceocracia plutocrática que ocupa la Rosada con los resultados electorales en la Provincia de Bs As y asimismo volvemos a exigir LA APARICIÓN CON VIDA de Santiago Maldonado, como así también la libertad a Milagro Sala.

Mesa Provincial del Frente Grande La Rioja

© 2019 Partido Frente Grande - Suscripción a Noticias (RSS) - Suscripción a Comentarios (RSS)
Realizado por Código Innova