Historia

En 1990 y en oposición a las políticas neoliberales aplicadas por el primer gobierno de Carlos Saúl Menem, los diputados nacionales Carlos Álvarez, Germán Abdala, Juan Pablo Cafiero, Darío Alessandro, Luís Brunati, Franco Caviglia, Moisés Fontenla y José Ramos, conforman el “Grupo de los ocho”.

Estos diputados nacionales que pertenecían al Partido Justicialista, abandonan el bloque oficial por estar en profundo desacuerdo con los Indultos a los genocidas de la Dictadura Cívico – Militar y con las políticas neoliberales que el gobierno de Menem comenzaba a llevar a la práctica como ser, entre otras, las privatizaciones de las empresas del Estado y el aumento de ministros de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Medidas de esta naturaleza, fueron consideradas por el Grupo de los ocho, lejanas a los principios del Peronismo.

A partir de Grupo de los Ocho, en 1991 se acuerda el Frente para la Democracia y la Justicia Social (FREDEJUSO) integrado, además de independientes,  por el Movimiento por la Democracia y la Justicia Social (MODEJUSO), el Partido Intransigente (PI), la Corriente Progresista Popular (CPP), la Democracia Popular, el Partido Humanista y el Partido Comunista.

Ya en los comicios legislativos porteños de 1991, se presentó una lista de diputados encabezada por Graciela Fernández  Meijide y Eduardo Jozami, en tanto que la de concejales llevó como candidato al ex fiscal Aníbal Ibarra siendo electo en ésta.

Acompañado por el Frente del Sur de Pino Solanas y Eduardo Jozami, en la elección de legislativa porteña de 1993, Carlos “Chacho” Alvarez y Fernández Meijide fueron electos diputados nacionales por el distrito de la Ciudad de Buenos Aires y Solanas en la provincia de Buenos Aires. Figuras de la izquierda democristiana (Humanismo y Liberación), que habían abandonado su partido, como Carlos Auyero, se habían unido a esos sectores.

Al MODEJUSO y al Frente del Sur se fueron sumando otras fuerzas y personalidades que compitieron en 1994 en los comicios constituyentes convocados para reformar la Constitución Nacional (CN), llamamiento aprobado por el Honorable Congreso de la Nación a partir del acuerdo peronista-radical conocido como “Pacto de Olivos” firmado entre Menem y Alfonsín. Este acuerdo opositor se conformó con la finalidad de formar una tercera fuerza opuesta al bipartidismo.

Aquella convocatoria tenía de parte del peronismo menemista el objetivo de permitir la reelección sucesiva del presidente de la República, en tanto que el radicalismo alfonsinista procuraba, aceptando la posibilidad continuista, obtener beneficios propios e incluir algunas modificaciones pro parlamentaristas como la figura del  Jefe de Gabinete. La UCR había declinado su papel de fuerza opositora central al proyecto menemista luego de su fracaso en el gobierno debido a razones varias: la oposición de las grandes corporaciones económicas y la militar, pero también su falta de decisión por combatirlas.

En la entonces Capital Federal, el 27 de abril de 1993 en el famoso café Tortoni ubicado en la Avda. de Mayo 825 entre Piedras y Tacuarí, Carlos “Chacho” Álvarez, hace la presentación formal del Frente Grande, que tiene entre sus principios fundantes la redistribución de las riquezas, la calidad de las instituciones, la justicia social y la inclusión. También se define como de izquierda democrática. Se procuraba en aquél proyecto rescatar las mejores tradiciones nacionales y populares y luchar contra la reacción neoliberal en la economía y en la política.

En los comicios de 1994, el Frente Grande ganó en Capital Federal y en Neuquén, en donde encabezó su lista el obispo Mariano de Nevares, gran luchador por los derechos humanos durante la dictadura militar (1976-1983), y se convirtió en la tercera fuerza política nacional en términos electorales.

El Frente Grande tuvo una participación importante en la Convención Constituyente  realizada entre los meses de abril y agosto en las ciudades de Santa Fe y en Paraná con el fin de  modificar la Constitución Nacional (CN).

Entre las reformas más destacadas de la Constitución Nacional de 1994,  se destacan que el período de mandato del Presidente y Vicepresidente de la Nación sería ya no de seis (6) años, sino de cuatro (4) con la posibilidad de ser ambos reelectos por una sola vez. En relación a la representación de las provincias en el Congreso de la Nación, se llevó a tres (3) senadores por provincia y tres para la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Con respecto a las convenciones y pactos internacionales sobre Derechos Humanos, la Argentina manifiesta su adhesión.

Fueron constituyentes por el Frente Grande Carlos Álvarez (Cap. Fed.); Carlos Alberto Camilo Auyero (Bs. As.); Eduardo Barcesat (Cap. Fed.); María Inés Brassesco (Bs. As.); Juan Pablo Cafiero (Bs. As.); Enrique Gustavo Cardesa (Bs. As.); Jaime Francisco De Nevares (Neuquén); Isidoro Ramón Dubini (Entre Ríos); José Escudero (Cap. Fed.); Graciela Fernández Meijide (Cap. Fed.); Edith Galarza (Neuquén); Daniel Oscar García (Bs. AS.); Aníbal Ibarra (Capital Federal); Pedro J. Kesselman (Cap. Fed.);  Rina Martha Leiva (Bs. As.); Cecilia Norma Lipszyc (Cap. Fed.);  Pablo E. Martínez Sameck (Bs. As.); Diego May Zubiria (Cap. Fed.); José Miguez Bonino (Cap. Fed.); Luis Montes de Oca (Bs. As.); Alicia Oliveira (Cap. Fed.); Alberto José Piccinini (Santa Fe); Ana María Pizzurno (Bs. As.); Adriana Victoria Puiggrós (Cap. Fed.); Luis Armando Rébora (Córdoba); Susana B. Sánchez de De María (Bs. As.); Juan Schroder (Bs. As.); José María Serra (Santa Fe); Fernando Ezequiel Solanas (Bs. As.);  Ramón Torres Molina (Bs. As.); Eugenio Raúl Zaffaroni (Cap. Fed.).

En su texto, uno de los más democráticos existentes entre los de las jurisdicciones argentinas, se establece, además de la autonomía de la Ciudad, la elección directa por doble vuelta electoral de su Jefe de Gobierno y la conformación de una legislatura en la que las listas participantes en la elección  carecen de piso mínimo para la distribución de los representantes.

En el propio transcurso de la Constituyente de Santa Fe,  los sectores directivos mayoritarios del Frente Grande, decidieron disolver las estructuras de las que provenían y fusionarse en una única fuerza electoral, que llevaría a partir de entonces el nombre de Frente Grande y lucharía con una candidatura presidencial propia en 1995.

El Frente Grande planteó posiciones críticas económicas moderadas al programa menemista, para no perder su base electoral, lo cual llevó al alejamiento de algunos de sus sectores más radicalizados y ello, sentó – al mismo tiempo- la base de una aceptación no programática sino práctica de los postulados neoliberales durante el gobierno de la Alianza.

EL FrePaSo

En 1995 José Octavio Bordón se alejó del Partido Justicialista y formó su propio partido, “PAIS” (Política Abierta para la Integridad Social), quién se incorporó a una coalición con el Frente Grande aportando valiosas dirigentes como Nilda Garré. Éste formó una coalición con el Frente Grande y los partidos que lo acompañaban, formando el FrePaSo (Frente País Solidario) y realizando una interna abierta entre Carlos Alvarez y Bordón para elegir el candidato presidencial.

Inesperadamente triunfó Bordón que encabezada el Partido PAIS, y el FrePaSo quedó en segundo lugar en las elecciones presidenciales de 1995, relegando a la UCR al tercer lugar.

El FrePaSo quedó constituido para esas elecciones con la participación de las siguientes partidarias: el Frente Grande, País, la Democracia Cristiana, el partido Intransigente, el partido Socialista

Democrático y el partido Socialista Popular. Logró el segundo lugar detrás del candidato peronista Menem que lograba así su reelección, pero por delante del radicalismo, por primera vez en su historia fuera de las dos primeras posiciones electorales. (En 1995 se incorporaba al FrePaSo, la corriente denominada Nuevo Espacio, proveniente del radicalismo storanista, encabezada por Carlos Raimundi y Dante Caputo).

También, el 1 de octubre de 1996 es sancionada la primera Constitución de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, realizada por la Convención Constituyente, presidida por Graciela Fernández Meijide. El Frente Grande era el bloque mayoritario que integraron, además de Meijide, Raúl Zaffaroni; Nilda Garré; Eduardo Jozami; Raúl Puy; Aníbal Ibarra; Clori Yelicic; Delia Bisutti; Enrique Martínez; Héctor Bravo; Jorge Argüello; Roy Cortina; Liliana Chiernajowski; Néstor Bilancieri; Fernando Finvarb; Leticia Maronese; Marcelo Escolar; Rafael Moscona; Mabel Piñeiro; Carlos Oviedo; Ubaldo Mascali; Silvia Zangaro; Angel Bruno; Julio Guarido y María Elena Barbagelata

El Frente Grande continuó siendo eje de la coalición FrePaSo incluso después del alejamiento de Bordón, luego de aquellas elecciones. Este episodio junto  a la falta de profundización de las rupturas de sectores avanzados del peronismo y el radicalismo, deterioró las posiciones que planteaban continuar con la ruta de la tercera fuerza al estilo del Frente Amplio uruguayo o el Partido de la Revolución Democrática mexicano y dio paso al acuerdo opositor anti menemista con la UCR.

El 18 de abril de 1997 murió repentinamente Carlos Auyero, quien integraba la conducción del Frente Grande y había sido convencional constituyente en 1994 y diputado nacional electo en 1995. Era conocido por su capacidad programática y conciliadora. Auyero, quién fuera un activo dirigente democristiano, había sido electo, como miembro del Partido Popular Cristiano, dentro del Frente Justicialista de Liberación (FREJULI), diputado nacional en 1973. Luego de la unificación partidaria posterior a la dictadura se unió a Augusto Conte Mc Donnell en el grupo Humanismo y Liberación, de gran protagonismo en el movimiento de derechos humanos. Con posterioridad, se separó de la DC por el apoyo de ésta a las políticas neo-liberales del peronismo menemista.

LA ALIANZA

En 1997, el FrePaSo formó la Alianza para la Justicia, la Educación y el Trabajo, junto con la Unión Cívica Radical, con el objetivo de unir fuerzas para derrotar al PJ hegemonizado por el entonces Presidente Menem.

La coalición se impuso en las elecciones nacionales de 1997, obteniendo la mayoría de los cargos legislativos en disputa. Para las elecciones presidenciales de 1999, se realizó una interna abierta entre el candidato radical, Fernando de la Rúa, y la candidata apoyada por el FrePaSo, Graciela Fernández Meijide, en la que ésta es derrotada.

Su líder histórico, Carlos “Chacho” Álvarez, integra finalmente como aspirante a vice presidente la fórmula presidencial de la Alianza, que gana en las elecciones de 1999, acompañando como vicepresidente a De la Rúa.

LA CRISIS Y EL DERRUMBE

Al año siguiente, la crisis abierta entre ambos por el escándalo de las coimas en el Senado, lo lleva a renunciar a la vice presidencia en octubre de 2000. Pese a ello, el Frente Grande sigue integrando el gobierno de la Alianza hasta su caída en diciembre de 2001, recostándose en otros liderazgos como el de la propia Graciela Fernández Meijide, el del Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Aníbal Ibarra, y el del Presidente del Bloque de Diputados conjunto de la Alianza, Darío Alessandro, entre otros.

El lugar de Alvarez como presidente del partido fue ocupado por Aníbal Ibarra quién había sido electo jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires luego del mandato De la Rúa – Olivera.

La caída del gobierno sorprende al partido en una profunda crisis interna y con un debate abierto sobre el rol que debía jugar ante las cada vez más claras contraposiciones entre el programa  de la coalición, largamente elaborado en el Instituto Programático de la Alianza (IPA) y que fuera dado a conocer como  la “Carta a los Argentinos” y la acción del gobierno de la Alianza.

Esta crisis llevó a diversos sectores y dirigentes y militantes valiosos a una dispersión, en muchos casos militante, a diversas fuerzas como el ARI o al regreso al justicialismo ya en su versión kirchnerista.

EL KIRCHNERISMO Y OTRO FRENTE GRANDE. EL FRENTE PARA LA VICTORIA


El estallido social, económico y político de 2001 y el reclamo “que se vayan todos”, llevó a muchos de los partidos políticos a su dispersión, desintegración y desorganización, en los que además de la sociedad en su conjunto sus militantes, en algunos casos, se sintieron no representados por sus dirigentes.

En las elecciones presidenciales de 2003, con el sistema de ballotage, la candidatura para encabezar el Poder Ejecutivo Nacional (PEN), de Néstor Carlos Kirchner, un gobernador justicialista de las denominadas provincias chicas,  parecía una meta casi imposible de alcanzar teniendo en cuenta a sus oponentes del mismo partido. Entre ellos Carlos Saúl Menem y Adolfo Rodríguez Saa.

Con las firmas de los referentes del Frente Grande Darío Alessandro, Diana Conti, Nilda Garré, Araceli Méndez de Ferreyra, Alejandro Filomeno, Jorge Bernetti, Arnaldo Bocco, Mariano Ciafardini, Oscar Cuatromo, Adriana Puiggrós, Graciela Rosso, Raúl Zaffaroni y Eduardo Sigal entre otros; Néstor Kirchner recibe el apoyo del Frente Grande para su candidatura en 2003 a la presidencia de la Nación.

El 25 de mayo de 2003, con sólo el 22 por ciento de los votos, Néstor Carlos Kirchner asume la presidencia de la Nación, con un país que atravesaba, como nunca antes se había visto, una situación extremadamente difícil en lo social, en lo político y en lo económico.

A partir de 2003 el partido con la impronta en su memoria de la militancia aún vigentes de referentes como Carlos Auyero, Germán Abdala y Atilio Tazzioli y con los principios básicos de justicia social, soberanía política e independencia económica como ejes de acción, el Frente Grande, luego de una década en la que el menemismo dejó millones de excluidos, pobreza y desocupación y en la que la Alianza, incluyendo sus propios errores, no pudo resolver esas deudas con el pueblo, comienza a reorganizarse.

A partir de este año, de la mano y por la acción y compromiso de Néstor, comienza un proceso de recuperación de la política como herramienta de transformación. Se recompone la confianza y la esperanza de que lo que pareciera imposible puede ser una realidad en la Argentina.

Para el Frente Grande, esto implicó que comenzara, además, un proceso de reorganización y normalización partidaria en el que se recupera buena parte de la estructura que se había estremecido. Vuelven a este espacio y en diversos territorios, numerosos militantes y dirigentes, que en sus lugares, en sus distritos, en sus ciudades y sus pueblos llevan adelante las banderas del partido. Y se asienta su lugar partidario como uno de las fuerzas fundadoras del Frente para la Victoria (FPV), coalición que se crea ese año para dar soporte electoral a la candidatura presidencial de Néstor Kirchner.

Hoy el Frente Grande tiene presencia partidaria y militante en 17 provincias. Buenos Aires; Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Catamarca; Chaco; Córdoba; Corrientes; Entre Ríos; Formosa; La Rioja; Misiones; Neuquén; Río Negro; Salta; San Juan; San Luis; Santa Fe y Tucumán.

El partido Frente Grande integra pues, desde su fundación, el Frente para la Victoria (FPV), coalición electoral encabezada por el peronismo a través del partido Justicialista y otras fuerzas y es integrante, en el plano latinoamericano, de la Confederación de Partidos Populares de América Latina (COPPPAL) y del Foro de San Pablo.

En la actualidad, en el Honorable Congreso de la Nación (HCDN) integra el bloque Frente para la Victoria – PJ con dos diputados. Adriana Puiggrós por la provincia de Buenos Aires, y Herman Avoscán por la provincia de Río Negro.

El Frente Grande integra, también la coalición de sectores kirchneristas militantes en diversos espacios políticos. Es parte de la Corriente Nacional de la Militancia y es integrante activo de Unidos, Organizados y Solidarios.

Como integrante del Frente para la Victoria (FpV) y convencido de la propuesta de modelo de país a partir de 2003, el Frente Grande no sólo militó y alzó las banderas de la candidatura presidencial  de Néstor Kirchner en 2003, sino, también ha sostenido como espacio partidario nacional, popular, democrático y latinoamericanista, las candidaturas de Cristina Fernández de Kirchner tanto en 2007 como en 2011 y acompaña sus gobiernos.

Luego de la vacancia producida por el abandono del partido por Aníbal Ibarra, Eduardo Sigal desempeñó la presidencia del partido desde 2005  hasta diciembre de 2011 y desde 2011 por decisión de la Asamblea Nacional ocupa la presidencia del partido la diputada nacional Adriana Victoria Puiggrós.

Es así que el Frente Grande, integrante del Frente para la Victoria, con la acreditación de 118 congresales y militantes que se hicieron presentes de las diversas provincias, realizó el 17 de diciembre de 2011, su Asamblea Nacional Partidaria, en la cual fue elegida una nueva Mesa Nacional que es presidida por Adriana Puiggrós. También la acompañan el gobernador de la provincia de Río Negro, Alberto Weretilneck, quien  ocupa la vicepresidencia primera; el intendente de Ensenada, Mario Secco, en la vicepresidencia segunda y la intendenta de Zapala (Neuquén), Soledad Martínez, en la vicepresidencia tercera.

El dirigente chaqueño Daniel San Cristóbal y ex diputado provincial, continúa en la Secretaría General del Frente Grande y el economista Arnaldo Bocco que continúa ocupando la presidencia del Instituto de Formación Política y Capacitación.

Además de elegir nuevas autoridades para la Asamblea, quedó conformada una nueva mesa de conducción de la Asamblea Nacional, presidida por la Ministra de Seguridad de la Nación, Nilda Garré,  secundada por el Presidente del Frente Grande cordobés y Presidente de la Fábrica Militar de Aviones, Horacio Viqueira, como vicepresidente primero; el diputado chaqueño Fabricio Bolatti como vicepresidente segundo; y el dirigente porteño Angel Bruno como Secretario General.

COMPAÑEROS Y COMPAÑERAS EN LOS GOBIERNOS KIRCHNERISTAS

Durante el gobierno de Néstor, muchos compañeros y compañeras del Frente Grande fueron convocados a participar en la gestión pública

Una importante dirigente del partido – Nilda Garré – fue Ministra de Defensa de la Argentina y desempeñó el cargo, siendo la primera mujer en el mismo, durante cinco años desde diciembre de 2005 a diciembre de 2010, pasando a ser la primera titular del Ministerio de Seguridad creado por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en diciembre de 2010 hasta el presente.

Eduardo Sigal desempeñó la subsecretaría de Integración Económica Americana y Mercosur de la Cancillería desde hasta 2011; Arnaldo Bocco fue director del Banco Central de la República Argentina entre entre 2004 y 2010; Liliana Weisert, es directora -como la primera  del Instituto Geográfico Nacional (IGN), transformado en la gestión Garré de Defensa en organización civil; Horacio Viqueiras es integrante del directorio de la Fábrica Militar de Aviones “Brigadier San Martín” (Córdoba) y Mario Fadel, presidente del Astillero Tandanor (Ciudad de Buenos Aires), ambas empresas dependientes del Ministerio de Defensa; Alejandro Otero fue director de Capacitación de la AFIP. En Entre Ríos, Néstor Loggio es secretario de Turismo y Trabajo de la Municipalidad de Concordia y Nelio Calza es director de la Empresa Entrerriana de Gas.

Un gran número de funcionarios del gobierno nacional y de varias gobernaciones son militantes del el Frente Grande, además de dos diputados nacionales que  integran la Cámara de Diputados de la Nación: Adriana Puiggrós – provincia de Buenos Aires – (fue antes diputada nacional por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires entre 1997-2001, y por la provincia de Buenos Aires entre 2007 y 2011, luego de haber sido Directora General de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires entre 2005 y 2007, en el gobierno de Felipe Solá) y Herman Avoscán, diputado nacional por la provincia de Río Negro, además de que varios de sus dirigentes ocupan cargos legislativos y ejecutivos en varias provincias y municipios.

EL FRENTE GRANDE Y SUS PRINCIPIOS

La Asamblea Nacional del Frente Grande, realizada el 10 de noviembre de 2012, ratificó por unanimidad su compromiso con el gobierno y la conducción política de la presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, así como su pertenencia al Frente para la Victoria (FpV) y a Unidos y Organizados.

  • Por la Justicia Social;
  • Por la soberanía política;
  • Por la independencia económica;
  • Por la recuperación del patrimonio nacional;
  • Por el respeto de la cultura y los derechos de los pueblos originarios;
  • Por la protección y preservación de los recursos naturales y energéticos;
  • Por la educación como un bien social;
  • Por la ampliación de los derechos de género, de las mujeres y de los jóvenes;
  • Por la democratización de la comunicación y en defensa de la aplicación plena de la ley de medios.
  • Por la autonomía de los pueblos;
  • Por el proyecto nacional, popular, democrático y latinoamericano.

Por estas razones y por muchas más

En defensa de lo que hicimos y lo que aun falta

Unidos, organizados y solidarios;

¡El Frente Grande Con Cristina!

LA NECESIDAD DE UNIRSE DE MANERA ORGANIZADA Y SOLIDARIA

Documento del Frente Grande

Argentina, 19 de noviembre de 2012.-

Junto a otras organizaciones del espacio kirchnerista, como la Corriente Nacional de la Militancia y organizaciones partidarias,  sociales,  sindicales, organismos de DD.HH y culturales, formamos parte de la fuerza política cuyo corazón es la justicia social, la independencia económica y la soberanía política, inscriptas en la historia y la política argentina por Perón y Evita, que se nutrió y superó en este Siglo XXI de los ideales y la fuerza  de las realizaciones de Néstor y Cristina, a los que se sumaron agrupamientos de orígenes políticos distintos que entienden la democracia política como inescindible de la justicia social y la perspectiva de los Derechos Humanos.

La necesidad de unirse de manera organizada y solidaria se da en el marco de una situación del país caracterizada por estar dotada de un grado importante de estabilidad y ocupación, sostenido por la política de crecimiento con justicia social, de compromiso latinoamericanista, en momentos en que el capitalismo hegemónico pasa por la más extendida crisis de su historia.

La Argentina, lejos de estar atravesando una situación trágica -como quieren hacernos creer los medios monopólicos- enfrenta exitosamente los problemas que se expresan en la vida “normal” de una sociedad inserta en un mundo globalizado en crisis y del devenir de un gobierno cuya política nacional y popular es atacada por las fuerzas monopólicas, conservadoras y represoras. Por esa razón, el subraya que los problemas principales del país se ubican en el antagonismo entre los intereses del gran capital financiero y los del pueblo, y no en aquellos verificados en el interior del campo nacional, popular y democrático, al mismo tiempo que rechaza las posturas que plantean diferencias estratégicas entre la política de Néstor y la de Cristina.

La Presidenta CFK ha propuesto una consigna que es una identidad, que es un compromiso y sobre todo es una tarea militante: unirnos y organizarnos, de manera solidaria. Con esa convicción tenemos que trabajar con cada uno de los que componen el 54% que votó la política del gobierno kirchnerista, profundizando los niveles de conciencia, formando a los militantes, fortaleciendo la dirigencia y trabajando para desarrollar la organización en los puntos más profundos de la geografía social del movimiento.

Tenemos por delante otra tarea que es crucial: esclarecer a quienes son opositores aunque hayan conseguido trabajo, jubilación, protección social, libertad de expresión, más escuelas, educación superior en sus localidades, mejores servicios de salud, como resultado de la política de nuestro gobierno. Usando los restos de individualismo antipolítico que existen en la sociedad, los instrumentos de difusión ideológica del bloque dominante alientan el miedo y el desánimo, distorsionando u ocultando acciones positivas del gobierno y exagerando errores secundarios.

Ese aparato de difusión, todavía dominante, aún ejerce una influencia significativa al estimular contradicciones, exasperar emociones y alentar subterráneamente las peores ideas de los dominadores. No se trata de un mensaje mesiánico construido a tontas y a locas, sino de una política cotidiana y persistente, organizada gerencialmente y a la que se prestan en un acto autodestructivo  de subordinación muchas fuerzas de la oposición. Una enérgica e imaginativa acción político-pedagógica se hace indispensable, y para ello se requiere del aporte militante de todos, pero en especial el de los jóvenes, con su fuerza, su imaginación y su capacidad.

Debemos militar con total conciencia de la necesidad de actuar organizadamente. El Frente Grande comprende la importancia de saber combinar la disciplina que requiere la coherencia de una fuerza política con la valoración de los diferentes orígenes e identidades comprometidos con el proyecto nacional, popular, democrático y latinoamericanista. Los juicios críticos deben realizarse con criterio y oportunidad para no negar le realidad. Ello obliga a un lenguaje comprometido y austero tanto en estas acciones como en las de apoyo a la propia política.

***

El Frente Grande asume la noción de  justicia social de  Néstor Kirchner: la justicia social inseparable de la Verdad, Memoria y Justicia, de los juicios a los represores como aspectos de una misma concepción de la política y de la vida. Es el amor al Pueblo, es el humanismo de Néstor, que debemos difundir por toda nuestra sociedad. Es el que guía a nuestra Presidenta cuando su gobierno debe enfrentar cotidianamente al conjunto de  los más poderosos intereses que como los que se enriquecen explotando nuestra tierra, nuestras minas y destruyendo nuestro medio ambiente, atacan las medidas que significan la felicidad del Pueblo, rechazan a los jóvenes, denigran a los maestros y a la escuela pública, se horrorizan ante la diversidad de género, monopolizan las comunicaciones y confluyen en éxtasis cuando un interés antinacional golpea al estado argentino.

***

En Defensa y Seguridad, el Frente Grande ha respaldado y apoya firmemente la política emprendida por NK y CFK. La defensa inclaudicable de recuperación de las islas Malvinas y del Atlántico Sur por la vía pacífica; la subordinación de las FFAA al poder civil, la modificación de los planes de estudio de las escuelas formadoras de sus cuadros de oficiales y suboficiales, la derogación del Código de Justicia Militar. Y en una perspectiva no menor la Defensa argentina participa activamente desde su creación del Consejo Suramericano de Defensa (CSD) de la UNASUR, esbozo de la coalición latinoamericana en la materia que supere el dependiente panamericanismo.

Por su parte, la política de seguridad como prevención y la participación de la comunidad en su consideración y orientación; la capacitación de las fuerzas de seguridad, tanto intelectual como tecnológicamente, y el empeño puesto en las luchas contra todo tipo de delito organizado como la comercialización del narcotráfico y la trata y explotación de personas tanto en lo laboral como en lo sexual.

El Frente Grande, como integrante del bloque parlamentario del Frente para la Victoria, participó de la aprobación de una inédita y avanzada legislación que amplía derechos vinculados a la dignidad,  como la trata de personas para su explotación laboral y sexual, la derogación del avenimiento, la ley contra el femicidio, así como la norma que establece el derecho sin limitaciones a la educación en todos los niveles educativos en todos los penales del país.

Junto a las acciones emprendidas en la dimensión anteriormente mencionada, el Frente Grande apoyó con el trabajo y el voto de sus diputados la ley de matrimonio igualitario, la ley de identidad de género, el programa de prevención y atención de los consumidores y adhiere a la lucha por la despenalización del aborto, así como la despenalización de la tenencia de estupefacientes para consumo personal.

***

El Frente Grande coincide con el gobierno en la enérgica política monetaria y de atesoramiento de divisas internacionales para cumplir las metas logradas por la extraordinaria renegociación de la deuda externa ejecutada por Néstor Kirchner, que fue coronada por la reforma de la Carta Orgánica del Banco Central. Son medidas destinadas a la reconstrucción del Estado Nacional, a las que se suman la recuperación para  el Estado de  la Nación Argentina de Aerolíneas Argentinas, YPF e YCF, el Correo, Aguas Argentinas, los astilleros Tandanor y Almirante Storni, la Fábrica Militar de Aviones de Córdoba “Brigadier San Martín”,  el avance en la recuperación de la red ferroviaria, la puesta en marcha de las más importantes centrales energéticas. Hoy podemos asistir al repotenciamiento de carreras técnicas y de las ciencias duras, desde – por ejemplo- la formación de ingenieros navales e industriales, matemáticos y agrimensores porque la industria así lo requiere por la inducción que emprende en ese rumbo la política económica del gobierno nacional. Forma parte del fortalecimiento del Estado, el diseño y ejecución de un moderno y democrático programa de documentación para todos los argentinos y el enorme y capital hecho que implicó la recuperación de los fondos para las jubilaciones expropiados en el negocio turbio de las AFJP.

***

El Frente Grande considera que la Ley Servicios de Comunicación Audiovisual (LSCA) es una norma fundamental para llevar adelante el proceso en curso de democratización profunda de la sociedad.

La ley de servicios de comunicación audiovisual se basa en el trabajo desarrollado por organizaciones sociales y cooperativas, sindicatos, universidades, organismos de Derechos Humanos, asociaciones de radiodifusores y radios comunitarias que forman parte de la Coalición por una Radiodifusión Democrática –que ahora como Coalición por una Comunicación Democrática integra nuestro partido– y ha tenido en cuenta los “21 puntos por el Derecho a la Comunicación” diseñados por aquella.

Hay que asegurar con políticas activas el Derecho a la Expresión, a la Información, a la Comunicación y la plena participación de todos los sectores en la vida ciudadana. El desafío de la plena vigencia de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, en cuya sanción parlamentaria, el Frente Grande tuvo el orgullo de participar, implicará una primera instancia de la división de la propiedad monopólica de las empresas mediáticas concentradas, la continuación de las numerosas acciones emprendidas por el gobierno con el desarrollo de una activa política del Instituto Nacional de Cine y Artes Visuales (INCAA), el desarrollo de la Televisión Digital Abierta (TDA), el Banco Audiovisual de Contenidos Universales Argentino (BACUA), el Plan de Contenidos Audiovisuales Digitales para TV, y el rol singular de Conectar Igualdad, cuyo despliegue ha significado una democratización social y geográficas de repercusiones notables en la vida cotidiana y los derechos informativos y educativos de los sectores más postergados de nuestra sociedad. La construcción de nuevos medios de propiedad social, cooperativa, de las universidades y de los municipios, entre otros, implicará que en todos ellos -y también en los de propiedad privada comercial-, plantearse un proceso de democratización que resguarde los derechos del público y de los trabajadores de la comunicación.

***

La política de comunicación es indisociable de las políticas educativas y de las científico- tecnológicas. Dado su gran impacto en la cultura de millones de argentinos es necesario potenciar los programas que orientan la investigación y el desarrollo destinados a la producción de tecnología de la comunicación nacional, así como la política educativa universal, destinada a la inclusión de todos los argentinos: la Asignación Universal por Hijo (AUH), el programa FINES, las 1400 escuelas,  el programa Conectar Igualdad, la reforma de la secundaria, las nuevas universidades a las que llegan sectores populares, entre otros. La televisión digital, canales estatales como “Encuentro”, “Paka-Paka” deben multiplicarse en las universidades, colegios, gobiernos provinciales, municipios.

El Frente Grande sostiene que hay que llevar a cabo una lucha muy profunda para disponer del sistema escolar, de recursos económicos, técnicos, de capacidad artística, de capacidad informativa, de movilización político- cultural popular, para que la transformación del proceso de comunicación social y la educación nos conduzcan a una auténtica democratización y se liguen estructuralmente al proceso de desarrollo con justicia social.

***

La Argentina está transitando cambios profundos que se sustentan en una legislación de signo distinto de las normas que el liberalismo impuso históricamente. El Frente Grande considera que es indispensable dictar una nueva Constitución que recoja los principios sociales de la de 1949, así como los referidos a los derechos humanos y los tratados internacionales de la reforma de 1994.  La Constitución nacional debe ser reformada ampliamente, así como lo determina su propia letra y su propio espíritu, para profundizar y sostener los derechos  políticos, sociales, comunicacionales, económicos, que el pueblo argentino ha conquistado y lucha por profundizar. Ningún tema debe quedar fuera de la discusión.

No se trata de una propuesta que se pueda limitar a la discusión de la duración de los mandatos políticos, sino que éstos deben examinarse jurídicamente como parte del conjunto de los procesos políticos que hacen a la vida de nuestra sociedad. Hay deudas con el pasado, como la separación completa de la Iglesia Católica de la estructura del Estado, del mismo modo ese laicismo implica que ninguna otra religión, creencia, valoración o pensamiento político pueda considerarse fuerza directora del Estado y la sociedad. Hay deudas con el futuro que deben saldarse con la nueva escritura propuesta, por ejemplo respecto de la propiedad social y explotación sustentable de los recursos naturales. Ella está basada en la irrenunciable convicción de que está la voluntad general del pueblo libremente expresada la que define los contenidos, forma y objetivos de un proyecto político nacional; que es el pueblo el que tiene en todo momento, la potestad de modificar la forma de gobierno en la que su sociedad se desarrolla.

***

La política exterior de la Nación ha tenido un cambio sustantivo en el gobierno kirchnerista, porque ha recuperado la vocación por lograr con realismo y dignidad  la  máxima autonomía posible en el marco de la más construcción contemporánea de América Latina. La creación y desarrollo de  la UNASUR (Unión de Naciones Suramericanas), cuyo primer secretario ejecutivo fue Néstor Kirchner y la ampliación del Mercosur con el ingreso de Venezuela, marca el norte de nuestro rumbo exterior. Ello ni hubiera sido posible si no se hubiera efectuado la operación de renegociación de la deuda externa que constituye tanto un acto económico como una decisión de política exterior de primer orden que se presenta eficaz y orgullosa ante el mundo de la crisis internacional. Y tampoco si no se hubiera enfrentado el proyecto norteamericano del ALCA, motorizado por Bush y derrotado en la reunión de las Américas de Mar del Plata por la decisiva intervención de Néstor Kirchner.

El espíritu de San Martín y Bolívar y las luchas nacionalistas, populares, democráticas y antimperialistas del siglo XX  las orientan, informan y presiden en este enorme esfuerzo de lucha continental que nos incorpora e instala en una  digna y eficaz posición en un mundo multipolar y globalizado donde la lucha por los pueblos frente al poder financiero internacional se presenta como el desafío principal. Allí no estamos aislados, sino por el contrario plenamente ubicados en unas relaciones que pretenden ser lo más igualitarias posibles en los territorios del comercio y la inversión, del intercambio cultural y de intercambio laboral y turístico de millones de personas y de la igualdad. Por eso, desde la mirada de esta política exterior, el kirchnerismo ha diseñado la plena igualdad de los hermanos latinoamericanos y de otras latitudes que vienen a trabajar en el país. Es el plan “Patria Grande” que ha legalizado a los trabajadores que construyen protagónicamente la Argentina contemporánea.

Y esta Argentina que se mueve en el mundo tiene amplias relaciones con el estado del BRIC (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica). Ha abierto una enérgica política comercial con países  emergentes como Angola, Azerbaiján y Vietnam y tomó una decisión valiente y justa con el reconocimiento del Estado Palestino, legítimo representante de ese pueblo árabe  golpeado por el acoso militar de la intransigencia de Israel en reconocer su derecho a la existencia estatal.

El Frente Grande ha sostenido desde su origen una vocación latinoamericana  que se manifiesta en su integración a la Confederación de Partidos Políticos de América Latina (COPPAL)  y al Foro de San Pablo. Por ello es que nos identificamos plenamente con los procesos latinoamericanos que lideran Chávez, Dilma, Evo y Correa  y entendemos que todos ellos y nosotros somos parte de un movimiento nacional, popular, democrático, continental que procura la igualdad social mediante el desarrollo económico atravesados por la soberanía política ejercida en democracia pluralista. Desde esa posición entendemos que América Latina es plenamente solidaria con la lucha nacional del pueblo cubano frente al bloqueo económico establecido por los Estados Unidos desde 1959 y entendemos que el sub continente debe ser solidario con sus luchas y problemas e integrarlo plenamente al emergente nuevo orden latinoamericano.

***

El gobierno popular se encuentra ya enfrentado, y lo será más en los próximos meses de un año electoral, a un desafío de la oposición y del bloque dominante encabezado por su aparato mediático para deslegitimar su gestión.

Es decisivo entender que, más allá de recoger críticas puntuales que se exaltan para conducir el proceso de cuestionamiento al gobierno de Cristina, el eje central de esta oposición partidario mediática procura cambiar el eje de la política nacional. Más allá del presunto espontaneismo de los manifestantes con tanto entusiasmo registrado por el bloque que enfrenta el modelo popular, los objetivos son los mismos. Cambiar la política económica para volver al mercado internacional de capitales, desvalorizar la propia moneda  nacional para subordinarse al dólar, reducir las prestaciones sociales que emparejan las condiciones de vida en las sociedad de los sectores populares, retornar a un diálogo internacional con las potencias dominantes de  Occidente, dar por cerrado el capítulo de juicio de las responsabilidades por la represión directa y las políticas dictatoriales, entre otras.

Los verdaderos objetivos de la oposición se esconden detrás de afirmaciones de impacto social, como la posibilidad de una abrupta reducción de los niveles de inseguridad y una mejora de los niveles de ingreso y consumo, que se lograrían reduciendo drásticamente la intervención del Estado. La irracionalidad y los bajos niveles de conciencia social de los sectores conservadores movilizados son alimentados por los medios para que aquellas creencias obstaculicen la comprensión de los procesos reales.

El rol del Frente Grande en la circunstancia es el de mantener y profundizar la unidad con los sectores más cercanos en la consideración profunda del proyecto kirchnerista.  De tal modo, su pertenencia a Unidos, Organizados y Solidarios debe ser firme y cooperativa. Pero también debe sostener su presencia en el Frente para la Victoria, estimando que esa coalición conjuga un voto masivo de adhesión a las políticas presidenciales.

Frente a la ciudadanía, en particular de sectores medios que manifiestan un descontento parcial ante algunas acciones del gobierno, la posición del Frente Grande será la de afrontar esta circunstancia con el mayor esfuerzo de explicación y fundamentación de las acciones de gobierno en curso. Hay sectores minoritarios de ultra derecha que no se pueden asociar con progresistas confundidos. Está en nuestro interés que las definiciones democráticas que sustentamos contribuyan a separarlos de aquellos y aún de los grupos liberal-conservadores que, con el discurso de un republicanismo liberal abstracto, niegan en los hechos cualquier perspectiva de reforma o mejora social. Un accionar inteligente y enérgico de nuestra fuerza puede impedir una involuntaria contribución a aquella unidad.

La definición electoral de octubre próximo dependerá de nuestro comportamiento como gobierno y fuerza política. Se registrará, entre otras instancias, en como procesemos la instalación progresiva del nuevo modelo de comunicación audiovisual, en una batalla que será política, jurídica y comunicacional. Nunca deberemos dejar caer la bandera que refleja que el ambiente político de nuestro país es el más libre desde 1955, conteniendo el conjunto de las libertades públicas, de reunión, asociación y expresión políticas, entre ellas – y no es la menor – el otorgamiento de espacios audiovisuales igualitarios para todos los partidos que compiten en los comicios. No puede ser noticia la movilización conservadora de sectores medios ni en tiempos lejanos o cercanos de la vida argentina. Ni las movilizaciones de Blumberg ni las de las patronales agrarias pudieron impedir el voto del 54 % por  Cristina en las últimas elecciones. La Presidenta ejerce el gobierno con capacidad indudable de gestión y energía, que es lo que se necesita y que tiene al mismo tiempo el liderazgo político de una amplísima mayoría popular.

***

Desde ahora hasta octubre, la militancia territorial, en organizaciones y la electrónica deberá ser inteligente, paciente, imaginativa y alegre con un amplio énfasis en lo dialógico y en la unidad.  Los dirigentes nacionales y provinciales del Frente Grande, sus diputados nacionales, provinciales, concejales, funcionarios nacionales y provinciales, referentes políticos, cuadros  de  la juventud, intelectuales, docentes, científicos y técnicos y el conjunto de los militantes renuevan su compromiso en esta lucha del pueblo con toda su lucidez, inteligencia, prudencia y energía.

¡A luchar en lo político, lo social y en lo electoral, en defensa  del gobierno democrático y popular de Cristina y por la Argentina justa e independiente!

Adriana Puiggrós
Presidenta Frente Grande

Mario Secco
Vicepresidente 2° Frente Grande

Soledad Martínez
Vicepresidenta 3° Frente Grande

Daniel San Cristóbal
Sec. Gral. Frente Grande
—————————————————————————————————

AUTORIDADES DEL FRENTE GRANDE 2011-2013

(17/12/2011)

Adriana Puiggrós es la nueva Presidenta del Frente Grande

El Frente Grande, integrante del Frente para la Victoria , con la acreditación de 118 congresales y militantes que se hicieron presentes de las diversas provincias, realizó esta tarde su Asamblea Nacional Partidaria, en la cual fue elegida una nueva Mesa Nacional que será presidida por la diputada nacional Adriana Puiggrós, acompañada por el vicegobernador de la provincia de Río Negro, Alberto Weretilneck, quien  ocupará la vicepresidencia primera; el intendente de Ensenada, Mario Secco, estará en la vicepresidencia segunda; y la intendenta de Zapala (Neuquén), Soledad Martínez, será la responsable de la vicepresidencia tercera.

El dirigente chaqueño Daniel San Cristóbal continuará en la Secretaría General del Frente Grande y el economista Arnaldo Bocco seguirá ocupando la presidencia del Instituto de Formación Política y Capacitación.

Además de elegir nuevas autoridades para la Asamblea , quedó conformada una nueva mesa de conducción de la Asamblea Nacional , presidida por la Ministra de Seguridad de la Nación , Nilda Garré,  secundada por el Presidente del Frente Grande cordobés y Presidente de la Fábrica Militar de Aviones, Horacio Viqueira, como vicepresidente primero; el diputado chaqueño Fabricio Bolatti como vicepresidente segundo; y el dirigente porteño Angel Bruno como Secretario General.

Ante un auditorio colmado de militantes provenientes de las distintas provincias, en su discurso de asunción a la presidencia del Partido Frente Grande, Adriana Puiggrós, subrayó la “identificación” de este partido con el gobierno de la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

En este sentido, en su conjunto, la Asamblea Nacional del FG se pronunció por movilizar al partido dentro del Frente para la Victoria en apoyo a  las políticas del gobierno  nacional, en especial, a las políticas de seguridad y derechos humanos, como así también en todas las iniciativas de dotación de nuevos esfuerzos en el campo de la construcción de vivienda, acceso a la tierra y mejoramiento del hábitat. Sobre este particular la Asamblea hizo público su apoyo al proyecto de ley del Poder Ejecutivo Nacional (PEN) que busca limitar la tenencia y adquisición de tierras por parte de extranjeros en diputados y enviado al Senado de la Nación para su tratamiento.

Para Puiggrós este proyecto de ley, como el paquete de leyes que se aprobaron en la última sesión de la Cámara de Diputados que incluyó la ley que declara de Interés Público la fabricación, comercialización y distribución de pasta celulosa y papel para diarios “tienen como finalidad la defensa de la soberanía nacional, el acceso a la tierra y a la vivienda de los argentinos, a la cultura y a la libertad de expresión entre otras cuestiones”.

Los congresales del FG, también reconocen el esfuerzo y la mejora en las políticas públicas en el área de la educación y en la generación de puestos de trabajo y manifestaron, sobre este particular, la necesidad de seguir profundizando y forjando políticas públicas que generen nuevos puestos de trabajo en blanco en los cuales se reconozcan los derechos plenos de los trabajadores.

Por otra parte, los congresales del FG, manifestaron y llamaron a la militancia a respaldar sólidamente el gobierno nacional, popular, progresista, democrático  y de justicia social que el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner viene consolidando a su vez que seguir trabajando en la defensa de la unidad de las fuerzas que integran la amplia coalición nacional popular y latinoamericana.

Para la Asamblea del FG es de suma importancia política, adem{as, crear todos los espacios que sean necesarios para la participación de los jóvenes.

La Asamblea sesionó esta tarde en el Auditorio del Sindicato de Vendedores de Diarios y Revistas de la Ciudad de Buenos Aires con la presencia del 90% asambleístas habilitados, quienes eligieron la conducción nacional para los próximos dos años.

La siguiente es la nómina completa de autoridades del Partido Frente Grande para el período  2011-2013:

Presidenta: Adriana Puigrrós

Vicepresidente 1º: Alberto Weretilneck

Vicepresidente 2º: Mario Secco

Vicepresidenta. 3º: Soledad Martínez

Secretario General : Daniel San Cristobal

Secretario/as : Herman Avoscán  (Rio Negro)

Secretario/as : Mario Fadel (Catamarca)

Secretario/as : Jorge Drkos (Buenos Aires)

Secretario/as : Julio Accavalo (Río Negro)

Secretario/as : Alejandro Otero (CABA)

Secretario/as : Tania Kiriaco (Salta)

Secretario/as : Gabriel Reyes (Neuquén)

Secretario/as : Noemi Cesio (Buenos Aires)

Secretario/as : Nellio Calza (Entre Ríos)

Secretario/as : Angelica Brizuela (Río Negro)

Secretario/as : Daniel Trabalón (Chaco)

Secretario/as : Federico Murcia (Córdoba)

Secretario/as : Nestor Bilancieri (CABA)

Secretario/as : Javier Hermo (CABA)

Secretario/as : Nestor Loggio (Entre Rios)

Secretario/as : Maria Beatriz Echeverría (Misiones)

Secretario/as : Juan Gianni (Santa Fe)

Secretario/as : Gabriel Baglietto (Buenos Aires)

Secretario/as : Rogelio Lopez (San Juan)

Tesorero : Aldo Lo Russo

Subtesorero: Gustavo Torres

Presidenta Asamblea Nacional : Nilda Garre

Vicepresidente 1 Horacio Viqueira

Vicepresidente 2 Fabricio Bolatti

Secretario General  : Angel Bruno

Secretarios : Claudia Meza

Secretarios : Marcelo Mango

Secretarios : Antonio Salviolo

Suplentes Mesa Nacional :

Secretario/as : Gabriela Aguirre (Tucumán)

Secretario/as : Elsa Basso (Neuquen)

Secretario/as: Diego Saravia (Salta)

Secretario/as : Paola Sanna (Rio Negro)

Secretario/as : Sonia Beatriz Wiss (Chaco)

Secretario/as : Aurelio Rolando Torrez (Misiones)

Presidente Instituto Capacitación FG : Arnaldo Bocco

Comision de Contralor Patrimonial

Titulares 5

Jorge Marolla(Capital)

Javier Leguizamon (Buenos Aires)

Jorge Vladisauskas (Capital)

Hugo Lasalle (Rio Negro)

Hugo Lillo  (Neuquen)

Suplentes 3

1Median Luis Daniel (Misiones)

2 Gustavo Cicik (Chaco)

3Laura Carranza (ERios)

Tribunal de conducta

Titulares 5

Mariano Ruiz (Neuquen)

Humberto Silly (Salta)

Rolando Salas (BSAS)

Graciela Tordi (Rio Negro)

Carlos Abalo

Suplentes

Roberto Felipe Burghartt (Buenos Aires)

Valeria Romero (Chaco)

Rivero Julia Elizabeth (Misiones)

Junta Electoral 7

Titulares

Fernanado Dordogoisty (Buenos Aires)

Daniel Gaston Calabro (Neuquen)

Asuncion Mammani (Salta)

Raquel Rodriguez (Rio Negro)

Julio Jaime (Entre Ríos)

Luis Angel Ortiz (Buenos Aires)

Losas Jose Luis (Chaco)

Suplentes

Juan Carlos Stranges

Roxana Perez (CABA)

Horacio Garay (Entre Ríos)

Nelson Oscar Monges (Misiones)
————————————————————————————————————–

AUTORIDADES DEL FRENTE GRANDE 2013-2015

(30/11/2013)

LA ASAMBLEA NACIONAL DEL FRENTE GRANDE DESIGNÓ A SUS NUEVAS AUTORIDADES PARTIDARIAS

CABA, 30 de noviembre de 2013

El Frente Grande, con la acreditación de 111 congresales de las provincias realizó hoy su reunión de Asamblea Nacional anual en la cual  se eligieron las nuevas autoridades que tendrán la responsabilidad de dirigir el partido hasta 2015.

El Frente Grande (FG),  que desde diciembre de 2011 tenía como presidenta a la diputada nacional, Adriana Puiggrós, hoy renovó sus autoridades. El partido que es integrante del Frente para la Victoria (FpV)  y de Unidos y Organizados (UyO), votó en Asamblea la nómina de compañeros que conducirán a la fuerza por los próximos dos años. Para ocupar la presidencia del FG fue elegido por unanimidad el reconocido referente chaqueño y ex legislador provincial, Daniel San Cristóbal, quien se desempeñaba hasta hoy como Secretario General.

San Cristóbal será acompañado en la vicepresidencia 1ª por el intendente de Ensenada, Mario Secco; la vicepresidencia 2ª, será desempeñada por Marcelo Mango, ministro de Educación de Río Negro. La intendenta de Zapala (Neuquén), Soledad Martínez, ocupará la Vicepresidencia 3ª.  Como secretario General, fue electo el diputado nacional por Río Negro, Herman Avoscan.

La Asamblea Nacional, que estaba presidida por la embajadora argentina ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Nilda Garré, estará a cargo ahora de Adriana Puiggrós. Las autoridades quedaron conformadas de la siguiente manera: Vicepresidente 1º, Horacio Viqueira; Vicepresidente 2º, Fabricio Bolatti; Secretario General, Ángel Bruno; y las secretarías para Claudia Meza, representante de la provincia de Catamarca;  Por la CABA, Jorge Bernetti y por la provincia de Buenos Aires, Gonzalo Chávez.

La Asamblea del Frente Grande, que se llevó a cabo en la CTERA, contó con la presencia de más de 200 personas que participaron o como invitados o como congresales. En primera instancia se puso a consideración el “Informe de gestión. 2011-2013”, que puede ser consultado en www.frentegrande.org.ar, y que contiene las actividades de la agenda política, cultural, económica y social en la que el partido ha tenido una presencia relevante. Luego de ser aprobado por unanimidad, y por moción de los presentes se puso a debate una agenda de temas que serán el norte de la planificación, gestión y ejecución de las políticas y programas que el partido tiene como desafíos en los dos próximos años.

Consultado el flamante presidente del Partido, Daniel San Cristóbal, sobre en qué consistió la Asamblea, destacó que “El Frente Grande como parte del proyecto nacional, popular y solidario que se viene gestando desde 2003 realizó una evaluación política sobre la situación del país y el estado institucional, como así también de su militancia con vistas a los desafíos y debates de agenda que acontecerán en el país y en América Latina”, dijo San Cristóbal.

Sobre los desafíos del Frente Grande de cara a 2015 y al fortalecimiento y consolidación de los espacios políticos progresistas, San Cristóbal aclaró enfatizó en que  “El primero de ellos es continuar fortaleciendo nuestro partido en todo el territorio nacional. Sosteniendo y enriqueciendo nuestras ideas en el debate con el pueblo, poniendo en condiciones nuestra estructura para seguir creciendo políticamente y en militancia”, señaló.

San Cristóbal también expresó que “lo que hoy estamos haciendo en el FG también es el resultado de lo hecho en las gestiones anteriores. El rol de Adriana Puiggrós, como el de compañeros históricos ha sido muy importante para revalorizar nuestras mejores tradiciones”, dijo.

Con respecto a las expectativas que tiene al frente del partido político que hoy es la tercera fuerza por cantidad de afiliados, San Cristóbal destacó que “vamos a seguir trabajando para tener un partido más grande, con propuestas políticas innovadoras y presencia territorial nacional amplía nuestras chances de mayor protagonismo e incidencia sobre la política argentina. Un partido que recupere la militancia desde la inclusión en sus filas de más jóvenes y militantes de todas las edades que fueron convocados por las políticas de los últimos años pero que no siempre encuentran los canales de participación genuinos que les permitan canalizar sus ideas y aportes”, subrayó el Presidente del Frente Grande.

Por su parte la saliente presidenta del partido y ahora presidenta de la Asamblea Nacional, Adriana Puiggrós, señaló sobre la renovación de autoridades partidarias que “Es un momento importante del partido. La asamblea que hicimos hoy representa algo muy significativo. No sólo es la demostración de que el partido está recuperando su movilidad histórica, su importancia, su rol en el proyecto nacional, popular y democrático, sino a su vez, lo importante es que es una generación de jóvenes referentes y militantes los que toman la posta”, explicó Puiggrós.

“Hoy el Frente Grande tiene una nueva generación- la que está entre los 40 y los 50-, junto con los más jóvenes,  los que asumen el compromiso de empoderarse y militar las banderas que siempre nos ha identificado como fuerza política. Estas nueva conducción es el resultado de preparación, compromiso, certezas, ganas de seguir profundizando lo que está bien y trabajar por lo que falta”, dijo Puiggrós.

La siguiente es la nómina completa de autoridades del Partido Frente Grande para el período  2011-2013:

Deje un comentario

© 2014 Frente Grande - Suscripción a Noticias (RSS) - Suscripción a Comentarios (RSS)
Realizado por GaiaSur Innova

A